A veces no hay nada mejor que gastarse el dinero regalándose a una misma (los autoregalos son lo mejor) la última barra de labios de Armani o la laca de uñas de Chanel. Sin embargo, y aunque sin duda nos merecemos estos caprichos...