Alquilar vestido de fiesta, ¿sí o no?

Alquilar vestido de fiesta, ¿sí o no?

Se te presenta una boda inesperada y no tienes nada que ponerte. Tienes varias opciones: comprar un modelito, pedírselo prestado a alguien de confianza con quien compartas talla, estatura y tipo o alquilar un vestido de fiesta.

Pues bien, en este caso, veremos las ventajas y desventajas de alquilar vestidos de fiesta, de manera que puedas decantarte por una u otra opción.

Razones por las que sí (o no) alquilar tu vestido de fiesta

Razones por las que SÍ alquilar tu vestido de fiesta.

El primer motivo para alquilar tu vestido de fiesta va a ser puramente económico. Si no te lo puedes permitir o prefieres invertir tu dinero en otros asuntos, ¿qué mejor manera de lucir radiante y especial que recurriendo al alquiler de vestidos de invitada?

Otra buena razón es que simplemente no uses a menudo un vestido de este tipo (ya sea porque no te gustan o porque no tienes eventos que los precisen), por lo cual, sólo te lo pondrás unas pocas veces en tu vida.

Del mismo modo, puede ocurrir que sí acudas a bodas y otros acontecimientos con frecuencia, pero que en estos coincidas con las mismas personas. En este caso, el alquilar tu vestido va a servir para que nunca te vean repitiendo modelito.

 

Razones por las que NO alquilar tu vestido de fiesta.

Los servicios de alquiler de trajes son mucho más famosos en el sector de moda masculina, el motivo es que las mujeres nos unimos mucho más a las prendas, las sentimos nuestras y nos gusta sentirnos únicas con ellas.

Por este motivo, el alquiler de un vestido de fiesta está contraindicado para aquellas mujeres que realmente se apegan a las prendas que visten.

Por supuesto, el hecho de saber que otra persona se ha vestido con la misma pieza antes que tú puede hacerte dudar, aunque es más que evidente que cada prenda se higieniza por completo tras su uso y se mantiene en perfectas condiciones para que su calidad sea óptima.

Otro motivo para optar por comprar tus vestidos de fiesta en lugar de alquilarlos es que, simplemente, puedas permitírtelo. Si puedes invertir en ellos y te gusta hacerlo, ¿por qué no?

Como todo, alquilar vestidos de fiesta tiene su parte buena y su parte negativa, pero seguro que en este punto ya has decidido si lo de alquilar va contigo o prefieres comprar tu próximo vestido de fiesta.

Guardar

Guardar

Guardar

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *